Antes de comenzar a trabajar siempre hay que comprobar que tenemos a nuestro alcance todo el material de manejo y prevención. Además, durante la manipulación de cualquier especie venenosa siempre ha de haber dos personas adecuadamente equipadas y concentradas en su trabajo. No se debe perder de vista nunca al animal y ha de mantenerse una distancia mínima con el reptil, superior al alcance de su ataque. Así mismo, dependiendo de la especie de serpiente con que estemos trabajando, se deben tomar diferentes medidas precautorias.

Víboras: de comportamiento tranquilo, aunque su ataque lo realizan con movimientos laterales y muy rápidos, inyectan grandes cantidades de veneno. Las especies de menor tamaño se manejan con gancho en el tercio medio del cuerpo, en las de mayor tamaño, se usa un gancho que coge al individuo en el primer tercio detrás de la cabeza y el resto del cuerpo se sujeta con la mano. 

Cascabeles: de comportamiento muy agresivo. La manipulación con gancho es fácil por la postura que adoptan. En los animales de mayor tamaño se utilizan dos ganchos (uno para 92 ISSN: 1988-2688 RCCV Vol. 2 (2). 2008 el primer tercio y otro para el segundo o ultimo tercio). No se aconseja la sujeción por la cola debido a su gran elasticidad rapidez y mal carácter. 

Cobras: rápidas y agresivas. Debido a su agilidad e inquietud es complicado mantenerlas mucho tiempo en el gancho, por tanto, el manejo ha de ser rápido, colocando éste en la parte inmediatamente posterior a la cofia y, si es necesario, se utilizarán pinzas para apretar en este mismo sector. 

Arborícolas: quietas y tranquilas, aunque se alteran ante estímulos cercanos. Su manejo con el gancho es complicado, ya que están dotadas de una cola prensil con la que se agarran a las ramas. Tienen gran lance en su ataque, por lo que hay que situarse lejos y disponer de los protectores adecuados para frenarlas. Los materiales utilizados habitualmente como protección personal, para el manejo, la alimentación y el transporte de serpientes venenosas son: 

Gafas y guantes: indispensables para prevenir mordeduras y daños en las manos y en los globos oculares, ya que algunas de las serpientes pueden lanzar veneno con sus dientes sin necesidad de morder, como las cobras escupidoras. 

Calzado y polainas de protección: realizados en material resistente a la mordedura (cuero, goma, etc.). Se utilizan en trabajo realizado en el campo para proteger las extremidades inferiores. 

Ganchos: se fabrican a partir de palos de golf modificados en uno de los extremos para permitir la sujeción del animal a una distancia prudencial. 

Tubos de contención terapéutica: son tubos de material plástico resistente que permiten manipular el extremo caudal del animal. Su uso consiste en guiar a la serpiente dentro del tubo y sujetarla para que no pueda avanzar hacia delante ni retroceder. 

Protectores: son placas de polietileno acopladas a una barra que separan las distintas zonas de un terrario, aislando a los animales en una zona y permitiendo así que el cuidador trabaje en el resto de los compartimentos del terrario. 

Pinzas de alimentación: son pinzas de acero inoxidable de diferentes tamaños. Su dimensión mayor describe un ángulo, lo que permite situar el alimento delante de la boca de la serpiente y colocar la mano del cuidador fuera de la dirección de ataque. 

Abrebocas: son dispositivos metálicos de distintos tamaños que permiten mantener la boca abierta, de forma controlada, para realizar un sondaje gástrico o durante la administración oral de fármacos o alimentos. 93 ISSN: 1988-2688 RCCV Vol. 2 (2). 2008 

Sexadores: son utensilios de acero inoxidable de distintos grosores que se introducen por la cloaca de los ofidios y permiten determinar el sexo de cada individuo. En los machos podremos introducir el sexador más profundamente por la existencia de los hemipenes. 

Sistemas de transporte: bolsas de tela opacas que se introducen en unos cajones aislantes de poliespán junto con unos dispositivos que generan calor. 

Cuando, a pesar de estas medidas de seguridad, se produce la mordedura de una serpiente venenosa, hay que intentar que la persona o animal agredido mantenga la calma, no se mueva y permanezca en una posición apropiada para evitar la rápida distribución del veneno por el organismo. Inmediatamente hay que ponerse en contacto con la asistencia sanitaria más próxima dotada de los medios necesarios. Mientras llega la ayuda, se pueden realizar unas maniobras básicas de primeros auxilios.

Recuerda que el conocimiento adecuado de su manejo y desarrollo de la habilidad en el uso de los instrumentos necesarios para ello, así como la disposición de la infraestructura precisa para realizar los protocolos específicos en cada tipo de mordedura, en función del tipo de veneno y de la situación de la herida.

Compartir esta publicación