Al formar parte de los ecosistemas el suelo contribuye de manera sustancial a la provisión de servicios ambientales de soporte, regulación y provisión.

Indispensables para el sustento de la humanidad, razón por la cual surge la importancia de este recurso y la necesidad de su conservación.

El suelo se define como un cuerpo formado por sólidos (Material Mineral y Materia orgánico), líquidos, gases que hay sobre la superficie de la tierra, ocupando un lugar en el espacio y que presentan una o ambas de las siguientes características:

Horizontes o Capas

Que se definen del material inicial como resultado de adiciones, perdidas, transferencias y transformaciones de energia y materia o por la habilidad de soportar raíces de plantas en un ambienta natural. (Soil Survey Staff, 1998).

 

Compartir esta publicación