Las actividades ligadas al manejo forestal producen un efecto o impacto directo sobre los componentes del medio ambiente, como son el suelo, el agua, y los componentes bióticos. Con el fin de prevenir o minimizar dicho impacto, es necesario llevar a cabo prácticas forestales que conduzcan hacia una mayor sustentabilidad en el ecosistema.

Los especialistas de suelos comúnmente califican al componente ambiental suelo como un bien de carácter no renovable en términos de escala temporal humana, y como tal, debe ser protegido para sustentar sus propiedades y funciones en el largo plazo. Tomando en cuenta esta cualidad, es necesario entender el concepto de conservación del suelo como el mantenimiento de su productividad bajo una determinada condición de uso.

Las acciones de conservación, por lo tanto, deben estar dirigidas de tal forma de no provoquen cambios de importancia en los factores que determinan la productividad del suelo, o bien, si éstas alteraciones se llegan a generar escapando de su prevención, operar con oportunas medidas correctivas.

El Plan Estratégico Forestal para México 2025 plantea estrategias y líneas de acción que contemplan como prioridad poner en práctica medidas urgentes para la protección, conservación, restauración y manejo adecuado de los suelos forestales, como una de las bases esenciales para el aprovechamiento forestal sustentable.

La Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable faculta a la CONAFOR para diseñar, ejecutar y promover programas de prevención, conservación, restauración y aprovechamiento sustentable de los suelos forestales, así como para elaborar programas de desarrollo forestal atendiendo a la situación que guardan los suelos.

CAAFF Consultoría Ambiental participa en los trabajos de protección, conservación y restauración de suelos realizando obras de restauración y conservación de suelos principalmente en áreas forestales de ejidos y comunidades, donde participan mujeres y hombres, jóvenes y adultos, quienes han entendido la utilidad de este tipo de obras y prácticas, adaptadas a las condiciones naturales, sociales y económicas para resolver los problemas que se presentan en cada lugar, de tal manera que la gente las asimile y las adopte como propias.

Presas de piedra acomodada

La construcción de presas de piedra acomodada ha sido una de las prácticas de conservación de suelos más utilizada para el control de azolves en cárcavas en las diferentes regiones del país, debido a la facilidad de su construcción y a la disponibilidad del material que requiere.

Proceso de elaboración de las presas de piedra acomodada en cárcavas.
Mantenimiento de las presas de piedra acomodada.
Registro de variables para el cálculo de sedimentos retenidos.

Barreras de piedra acomodada

La barrera de piedra es un tipo de barrera de materia "muerta" (colocación de piedras sobre el terreno) puesta en sentido transversal en la pendiente, con el propósito de disminuir la velocidad del agua de escorrentía y a la vez propiciar la deposición de sedimentos gruesos. La gran abundancia de piedras en muchas zonas montañosas y la práctica tradicional de los agricultores de construir cercos de piedra, subrayan la importancia y aceptación de este tipo de estructura como práctica de conservación de suelos.

Elaboración de las barreras de piedra.
Registro de sedimentos.

Zanja Bordo

El principal objetivo es disminuir la velocidad de los escurrimientos superficiales y la erosión, también sirven para conducir los escurrimientos a velocidades no erosivas a cauces de arroyos naturales o a cárcavas estabilizadas.

Se adapta a terrenos con pendientes de 5 a 40 %, el bordo se debe mantener con vegetación. Se recomienda una zanja bordo cada 20 m de distancia o menos dependiendo de la pendiente y de las características de los escurrimientos.

Conformación y compactación del bordo.
Vista panorámica de las obras.

Compartir esta publicación